La caminata de 3 ó 4 horas (depende del estado físico del turista) no es peligroso y demanda un esfuerzo físico moderado-alto. Existen tramos de pendientes considerables en ascenso y descenso. Sin embargo, una de las mayores dificultades es el clima frío y el viento helado. La altitud de la zona puede causar el mal de altura o soroche. Se recomienda una aclimatación previa de 1 ó 2 días en la ciudad del Cusco.