El clima, propio de las zonas más elevadas del Cusco, es frío. La lluvia, el viento y el mal de altura (o soroche) pueden ser los mayores obstáculos para los viajeros. Las temperaturas pueden bajar los cero grados centígrados. La mejor época para realizar esta aventura es durante la época seca (de abril a octubre) cuando son menos probables las precipitaciones fluviales. Si planea hacer su visita durante la época lluviosa (de noviembre a marzo) lleve consigo un poncho para la lluvia.